Lasaña Boloñesa

Después de mucho tiempo sin estar por estos lares (el trabajo es lo que tiene….) hoy volvemos con un clásico de la cocina. Mucha gente no se atreve con la lasaña porque piensan que es una elaboración difícil de llevar a cabo. No nos engañemos, tiene trabajo, pero dificultad mínima. Siempre la hago en casa cuando tengo invitados, ya que es una receta que podemos tener hecha de la víspera y cocinarla en el momento de comerla, lo que nos permitirá disfrutar más de la compañía de los nuestros…

Os hemos añadido algún truquillo de “profesional” para evitar que se nos desmorone la lasaña una vez cortada.

Intentad hacerla y, sobe todo, disfrutarla..

INGREDIENTES PARA 6 PERSONAS

  • 1 kilo de carne picada mixta
  • 1 paquete de pasta para lasaña  de la que viene precocida(18 placas)
  • 1 cebolla grande o dos medianas
  • 2 zanahorias
  • 1 bote de mezcla de setas o champiñones laminados (opcional)
  • 1 lata de tomate frito
  • Orégano
  • Puré de patatas en copos (opcional)
  • Aceite de oliva

DSCN2024

Para la bechamel:

  • 1 cucharada sopera de mantequilla
  • 1 cucharada sopera de harina
  • 250 ml de leche entera
  • Queso rallado para gratinar
  • Sal, pimienta negra molida y nuez moscada rallada

DSCN2026

ELABORACIÓN

Lo primero que tenemos que hacer es poner a remojo las placas de lasaña con una cucharada de aceite para que no se peguen entre sí.

En una cazuela ponemos dos cucharadas de aceite de oliva y cuando esté caliente ponemos a cocinar las cebollas y zanahorias.Una vez que esté “transparentando” la cebolla será el momento de añadir la carne picada.

DSCN2033

Seguimos cocinando la carne hasta que esté totalmente hecha. Cuando se han integrado todos los ingredientes es el momento de incorporar las  setas (si se las vamos a poner). Removemos para hacer un conjunto uniforme. En este punto incorporamos el tomate frito (dejando un poco para untar el fondo de la bandeja donde vamos a cocinar la lasaña). Removemos de nuevo y dejamos cocer durante unos 5 minutos a fuego medio.      

Transcurrido este tiempo yo utilizo un “truqui” de profesional para lograr que la masa quede más compacta y no se nos desarme al cortarla. El truco es añadir dos o tres cucharadas de puré de patatas en copos a la mezcla, incorporándolos al conjunto. Esto hará que la mezcla pierda humedad y gane en firmeza. Retiramos del fuego y reservamos.

DSCN2038

Precalentar el horno a 200 grados.

En un recipiente apto para horno extendemos una fina capa de tomate frito. Cubrimos el fondo del recipiente con una capa de pasta de lasaña (no importa que se “monten” unas con otras…. es más, casi es preferible). Luego ponemos y extendemos una capa del preparado de carne. Después volvemos a poner pasta,luego carne, y por último una capa de pasta.

DSCN2044

Para hacer la bechamel, que servirá de cobertura a nuestra lasaña, ponemos en una cazuela una cucharada sopera de mantequilla. Cuando esté derretida incorporamos una cucharada sopera de harina y removemos, cocinando durante un minuto. En este momento añadimos 250 ml. de leche caliente, poco a poco, y vamos removiendo hasta obtener una salsa ligera. Echamos en la bechamel un pellizquito de sal, nuez moscada rallada y de pimienta negra molida ( al gusto).

DSCN2045

Una vez terminada la salsa, la extendemos sobre la lasaña. Procurad meter los bordes de la pasta hacia dentro del molde, ya que con el calor es probable  que se suban las puntas hacia arriba. Luego repartimos queso rallado (no en polvo) por encima.

DSCN2050

Horneamos durante 20 minutos y voilá! Ya tenemos nuestra lasaña casera.

Anuncios

Hamburguesa Casera Rellena de Queso

Siguiendo con la semana de la cocina americana dedicada a los niños os traemos hoy una forma de preparar hamburguesas de forma casera. Son muchas las elaboraciones de hamburguesa que se venden en la zona de carnicería de los supermercados, pero si os fijáis en la lista de ingredientes podéis observar que no todo es carne, ni siquiera el 90% en algún caso. Lo mejor es saber lo que se come, por eso hemos decidido poneros esta sencilla forma de aliñar la carne para formar las hamburguesas.

Lo que os vamos a poner son cantidades de condimento para esta cantidad de carne. Dependiendo del tamaño que queráis hacer las hamburguesas y la cantidad de ellas que queráis hacer , tendréis que variar las cantidades de preparado.

Para darle forma a las hamburguesas utilizaremos un aro metálico tan grande como el pan que vayáis a usar . Los venden en bazares y ferreterías.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ingredientes para 4 hamburguesas de 200 gramos

  • 800 gramos de carne picada de ternera y cerdo a partes iguales
  • Una cucharadita de ajo en polvo
  • Una cucharadita de orégano
  • Una cucharadita de salsa Worcester (conocida como salsa Perrins)
  • media cucharadita de pimienta negra
  • Una pizca de sal
  • 4 lonchas de queso para fundir (tranchetes), opcional
  • 4 panes de hamburguesa XXL
  • Unas hojas de lechuga
  • Un tomate grande
  • Una cebolleta o cebolla mediana (opcional)

Elaboración

Lo primero que vamos a hacer es “macerar” la carne para que coja un poco de sabor. Para ello la ponemos en un bol grande y añadimos el ajo, el orégano, salsa Perrins (también conocida como Salsa inglesa o Worcester), la pimienta negra y la sal. Mezclamos todo muy bien con las manos y reservamos unas horas en el frigorífico. También podemos darles forma directamente y envolverlas de una en una en papel film, y las reservamos igual. Esto hará que la carne vaya cogiendo sabor a todos los ingredientes.

A la hora de formar las hamburguesas (si queréis hacerlas con un toque diferente) yo les meto una loncha de queso para fundir dentro de la masa, para lo cual partiremos cada bola de masa de carne en dos, aplastándolas y colocando un tranchete encima de una de ellas. Después ponéis la otra media hamburguesa encima y las aplastáis las dos junta( sin mezclar) dentro del aro que habéis usado.

En la plancha eléctrica caliente, o en una sartén caliente ponéis a tostar el pan de hamburguesa abierto por la mitad con un poco de mantequilla untada. Reserváis.

A continuación podéis poner también en la plancha el tomate cortado en rodajas gruesas, para dorarlo un poco. Ya es el momento de poner la carne en la plancha ( si tenéis una plancha eléctrica grande, podéis hacerlo todo a la vez). Darle el punto de cocinado que queráis a la carne.

Si queréis ponerle cebolla en la hamburguesa, en vez de la típica rodaja de cebolla hecha en la plancha, podéis sofreírla en una sartén con un poco de azúcar, para caramelizarla ligeramente.

A la hora de servirlas, montad todo el conjunto y unidlo con un palillo largo para que no se desplome. Poned unos boles pequeños con ketchup, mostaza y mayonesa para que cada comensal se eche lo que más le guste. Servir con patatas fritas muy crujientes.

Truco: si queréis conseguir unas patatas fritas crujientes les tendréis que dar una doble fritura. Las cortáis en bastones finos (aunque no mucho). Las freís en aceite caliente a 200 grados durante unos 50 segundos más o menos. Sacamos a un papel para escurrirles el aceite. Dejamos enfriar durante 30 o 40 minutos. Volvemos a llevar el aceite a 200 grados y freímos las patatas durante unos tres minutos y medio, hasta que estén doradas. Si no hacéis las patatas en la freidora (que tiene termómetro) y no tenéis termómetro podéis comprobar la temperatura del aceite tirando dentro una miga de pan. Si la miga se hunde y vuelve a subir rápidamente a la superficie haciendo burbujitas en torno a ellas, el aceite estará listo.

RECETA EN PDF : HAMBURGUESA CASERA RELLENA DE QUESO

 

Guiso de Patatas con Chorizo

Bien, hoy nos hemos decidido por una receta tradicional, de las de toda la vida. Es uno de mis platos favoritos. Es una receta apta para todo tipo de cocineros, desde el experto al absolutamente principiante, ya que la dificulta de su elaboración es… ninguna , y el resultado excelente. Muy buena receta para los fríos días de invierno puesto que nos dará calorcito por dentro y por fuera.

Una versión más tradicional de esta receta serían las patatas a la riojana, pero la lista de ingredientes aumenta. Yo suelo terminar este plato con un poquito de huevo cocido y cortado o rallado por encima. Disfrutad de la receta….

IMAG0300

  Ingredientes para 4 personas

  • 8 patatas medianas o 4 patatas grandes
  • 2 chorizos para guisar ( yo he usado chorizos blancos, de matanza casera)
  • 100 gramos de chistorra (opcional)
  • Una cebolla o cebolleta
  • dos dientes de ajo
  • un pimiento verde
  • caldo de carne o agua
  • sal, y pimienta negra
  • aceite de oliva
  • dos huevos cocidos (opcionales)
  • romero (ocpional)

Elaboración

Primero pelamos las patatas y las cortamos a mano, con una puntilla o cuchillo pequeño. Al cortarlas deben hacer “chas”, para que queden esquinas en la patata que al cocer nos ayudarán a que el caldo vaya espesando naturalmente. Las mantenemos en un cacharro, cubiertas de agua, para evitar que se oxiden.

En una cazuela ancha con dos cucharadas de aceite de oliva, doramos ligeramente los ajos cortados en láminas. A continuación ponemos la cebolla o cebolleta cortada en “juliana”. Cocinamos hasta que la cebolla empiece a tornarse transparente. En este momento añadimos las patata,bien escurrida. Damos unas vueltas con la cuchara de madera, para que se embadurnen las patatas con el aceite, la cebolla y el ajo. Si vamos a añadir chistorra, es el momento de cortarla en rodajas finas, ya añadirla. Cubrimos con caldo de carne o agua. Cuando arranque a hervir, ponemos en la cazuela el chorizo entero. Dejamos cocer todo el conjunto hasta que la patata esté blanda (unos 15 o 20 minutos). Si os decidís por poner el romero, poned en el caldo una ramita fresco, o una cuchara,dita de las de postre del que viene en bote. El romero leda un sabor “a campo” muy particular, y puede que no a todo el mundo le guste.

Una vez cocidas las patatas, retiramos el chorizo entero, dejamos que se temple un poco y cortamos de tamaño que se pueda coger con una cuchara. En este momento incorporáis el huevo cocido picado que le da un puntito muy rico. Probamos de sal y pimienta, y servimos.

Truco: Si veis que el caldo os ha quedado muy líquido, hay dos “truquis” que os ayudarán a espesarlo. Podéis coger una de las patatas del guiso y machacarlas, mezclando con el caldo, o podéis usar una cucharada de puré de patatas en copos,

Sopa Minestrone a mi manera

La elaboración que os proponemos hoy es una receta clásica de la cocina italiana, y como tal debemos saber que admite diversos tipos de preparación y acabado, dependiendo de la región del país donde se elabore. Os voy a enseñar la forma en la que yo la preparo. También os indicaré cómo podemos aprovechar lo que nos sobre, si es que esto sucede…

Esta sopa o guiso (según se mire) tiene variados ingredientes que van desde las legumbres y las hortalizas, hasta la carne y la pasta. Es un plato contundente y no nos haría falta comer segundo plato, ya que nos surte de nutrientes de sobra. Lo ideal es acompañarla con una ensalada simple de lechuga, tomate y cebolla, ala que podemos añadir un puñadito de rúcula. Voy a utilizar panceta fresca, pero si no podéis o queréis usar cerdo, pues poned un trozo de morcillo de ternera.

minestrone

Ingredientes para 6 personas.

  • 100 gramos de panceta fresca o morcillo de ternera
  • 2 tomates maduros
  • 1 zanahoria grande
  • 1 puerro grande (sólo la parte blanca)
  • 1 nabo
  • 1 cebolla o cebolleta
  • 2 ramas de apio (las ramas se desprenden del manojo, no son el manojo)
  • 1/4 de repollo
  • 1 litro y medio de caldo de carne ( o de cocido, rebajado con la mitad de agua)
  • 100 gramos de judías verdes
  • 1 bote de judías blancas cocidas o 100 gramos de alubias frescas, puestas a remojo la noche anterior.
  • 40 gramos de pasta que no sea muy fina ( macarrones, caracolas, fideos gordos de los de fideuá)
  • 2 dientes de ajo y una rama de perejil
  • Aceite de oliva

Elaboración

Lo primero que haremos, si vamos a usar legumbre fresca, es ponerlas a remojo la noche anterior. Al día siguiente, las ponemos a cocer con sal, media cebolla y un trozo de pimiento rojo.Si las vamos a usar de bote, tendremos que lavarlas muy bien a la hora de usarlas, para quitarle el líquido de conservación.

Antes de comenzar con la elaboración en caliente, tendremos que tener las verduras y hortalizas preparadas para usarlas. Pelamos los tomates y los cortamos en cuadritos pequeños. La zanahoria y el nabo, también pelados, los cortaremos en juliana (tiras muy finas, aunque podemos rallarlos con la parte gorda del rallador). La cebolla, el puerro y el apio, también limpios y cortados en juliana( esto os costará más rallarlo). A las judías verdes les quitamos las hebras de los lados, y las picamos en juliana también junto con el repollo.

Para empezar con el guiso ponemos 4 cucharadas de aceite de oliva en una cazuela. Doramos en él la panceta o el morcillo de ternera,  sin cortar. Una vez esté dorado lo sacamos de la cazuela y reservamos. A continuación, en ese mismo aceite, echamos los tomates y los cocinamos un poco, hasta que empiecen a deshacerse. Seguidamente añadimos todas las hortalizas y verduras que tenemos preparadas. Mezclamos bien con el tomate todos los ingredientes. Incorporamos de nuevo la carne que habíamos sacado, y cubrimos todo con el caldo de carne o de cocido rebajado.

Dejamos cocer a fuego suave todo el conjunto. Cuando la carne esté cocida, y las hortalizas y verduras también es el momento de añadir las judías blancas, que hemos cocido aparte o las de bote, bien lavadas. Sacamos la carne y, cuando esté a temperatura para manejarla con la mano, la picamos en trozos que quepan en una cuchara, y no nos sean muy difíciles de comer. Volvemos a incorporar en la cazuela. Podemos ir añadiendo más caldo o agua si fuera necesario.

A parte, cocemos la pasta según las instrucciones del fabricante. Yo uso fideos gordos para fideuá  o unos macarrones que están como cortados a la mitad. Cuando esté la pasta cocida, la añadimos a todo el conjunto, que habremos tenido mientras a fuego suave. Para rematar la cocción, machacamos en un mortero los ajos y el perejil, en crudo, y lo añadimos, que hierva un poco con el guiso, comprobamos de sal y pimienta… y listo.

A la hora de servir, se puede acompañar con unas tostadas de pan con queso gratinado o pan frito con aceite de ajo.

Truco: Yo suelo echar un poco más de cada hortaliza y verdura, además de un par de patatas enteras peladas. Antes de añadir las alubias, la pasta…etc., saco una parte de las hortalizas, las patatas y caldo, para hacer una crema de verduras, que te apaña en cualquier momento.

RECETA EN PDF: Sopa Minestrone a mi manera

Cocido Madrileño

“Se acerca el invierno”, aparte de ser un lema de la Casa Stark en “Juego de Tronos” es un hecho demostrable al abrir las ventanas por la mañana y notar el fresquito que entra en casa. Hoy os proponemos una receta de las de toda la vida, y el clásico entre los clásicos de la cocina madrileña, aunque cada región española tiene su propia versión. Además es una de las recetas que más aprovechamiento tiene en cuanto a sobras se refiere. Después de una gran comida, podemos seguir aprovechando los restos en diversas elaboraciones, que iremos proponiendo a lo largo de nuestra experiencia culinaria.

El acto de comer cocido se compone a su vez de dos elaboraciones, la sopa y el cocido en sí. En casa se acostumbra a servirlo en tres “vuelcos” o “tandas”. Primero la sopa, después los garbanzos con la verdura, y por último las carnes. Es una de mis comidas favoritas (sobre todo en casa) , y siempre disfruto haciéndola, y sobre todo, invitando a comerla a familiares y amigos

IMAG0291

Ingredientes para 4 personas

  • 250 gr de garbanzos de Castilla , aunque también sirven los de bote, ya cocidos
  • 500 gr de carne (morcillo de ternera)
  • Un caparazón de gallina (o pollo)
  • 2 pechugas de gallina (o pollo)
  • 2 morcillas (opcionales, no a todo el mundo le gusta en el cocido)
  • 6 chorizos (que siempre gustan más)
  • 1 trozo de tocino (mejor panceta, menos grasa y más carne)
  • 1 punta de jamón
  • 1 repollo,
  • 3 zanahorias
  • 6 patatas pequeñas
  • fideos finos  para la sopa (40 gr por persona).

Elaboración

Primero, y que no se olvide, pondremos a remojo unos buenos garbanzos castellanos en la víspera del cocido con  un puñado de sal gorda marina para que al día siguiente no se encallen en la cocción. Este paso, obviamente lo saltamos si utilizamos garbanzos cocidos.

Empezaremos por poner a cocer en una cazuela lo más grande posible, partiendo de abundante agua fría, la carne, la punta de jamón, la panceta, el pollo (caparazón y pechugas). De vez en cuando vamos quitando la espuma que se va formando en la superficie y añadimos agua si fuera necesario para que no se quede seco.

Durante la cocción del cocido, procuramos no ponerlo a fuego muy fuerte (a más tiempo de cocción, mejor sabor, que las prisas no son buenas).

Cuando empiece a hervir añadimos los garbanzos, previamente escurridos y lavados( si los garbanzos son de bote, no echarlos aún) Cuando empiece a hervir, contamos de 2 horas a 3 horas,siempre a fuego medio. Dependerá de la dureza de los garbanzos.

Cuando falten unos 30 minutos para el final, pondremos en una cazuela a parte, a cocer el repollo cortado en trozos no muy grandes. Y en la olla del cocido, propiamente dicho, añadiremos los chorizos, las morcillas( si las usamos) y las zanahorias (peladas y partidas en trozos grandes).

Cuando queden unos 15 minutos añadiremos las patatas a la olla del cocido . Previamente las habremos cortado en trozos no muy pequeños. Si nos hemos decidido por los garbanzos ya cocidos, este es el momento de añadirlos, una vez bien escurridos del liquido que los conserva, y sobre todo MUY BIEN LAVADOS. Así conseguiremos que los garbanzos cojan bien el sabor del caldo.

Sacamos las carnes de la olla del cocido, y las cortamos en trozos. Colamos el caldo y lo usamos para hacer la sopa. A mí particularmente me gusta que la sopa esté “espesita” con bastantes fideos.

A la hora de servir el cocido empezamos con la sopa de fideos, continuamos con los garbanzos( acompañados del repollo, la patata y la zanahoria) y terminamos con las carnes ( pollo, morcillo, jamón que hemos sacado de la punta, tocino o panceta). Una de las formas clásicas de  comer los garbanzos es machacarlos y mezclarlos con aceite y vinagre.

Truco: Con los restos del cocido aprovecharemos para hacer otras elaboraciones, como “Ropa Vieja” o las muy ricas Croquetas de cocido“. Ambas preparaciones las explicaremos en próximas publicaciones.

RECETA EN PDF: COCIDO MADRILEÑO

Brochetas de Solomillo de Cerdo con Piña

Bien, vamos a empezar nuestra aventura salada (no todo va a ser endulzarse la vida ¿no?). Para comenzar nos hemos decantado por una receta muy fácil y que nos nos llevará mas de 30 minutos preparar. El ingrediente principal es el solomillo de cerdo (podemos elegirlo de cerdo ibérico o blanco, en función del presupuesto, aunque con el primero quedará mejor).

Es una receta no muy pesada, ya que la cocinaremos a la plancha, con muy poco aceite, y la salsa que la acompaña le dará un toque diferente. Te arregla una cena, ciertamente.

INGREDIENTES ( salen 6 brochetas )

  •   Un solomillo de cerdo (blanco o ibérico)
  •   Una lata de piña en rodajas “al natural”
  •   Media cebolla o cebolleta blanca
  •   Medio puerro (despojado de la parte verde)
  •   Media copa de vino blanco
  •   Media cucharada sopera de harina para ligar la salsa
  •   Tres cucharadas de aceite de oliva

Palos de brocheta de unos 20 o 25 cms de largo

Ingredientes

ELABORACIÓN

Abrimos la lata de rodajas de piña y escurrimos el jugo que contiene, reservándolo para la elaboración de la salsa.

Con el solomillo de cerdo limpio (lo despojaremos de una “telilla blanca” que tiene o se lo pedimos al carnicero) hacemos dados de un tamaño similar. Yo los he hecho aproximadamente de 3×3 cm, que vienen a ser dos dedos de ancho. A continuación, cortamos las rodajas de piña por la mitad y luego en tres partes iguales cada mitad con lo que tendremos seis trozos de piña de cada rodaja.

Cogemos los palos de brocheta y vamos ensartando alternativamente un trozo de solomillo y uno de piña, atravesándola por el lado mas estrecho de ésta. Salpimentamos y reservamos en la nevera. Si nos han sobrado rodajas de piña, las reservamos para añadírselas a la salsa posteriormente.

En una cazuela o sartén no muy baja ponemos tres cucharadas de aceite de oliva  y cuando esté caliente (no humeando) añadimos la cebolla o cebolleta y el puerro cortado tan finamente como podamos. Lo cocinamos a potencia no muy alta (si es vitrocerámica, del 1 al 10, lo pondremos al 6-7) durante unos tres minutos aproximadamente o hasta que la cebolla se torne transparente. En éste momento es cuando añadiríamos la piña que nos ha sobrado picada del mismo tamaño que la cebolla y el puerro. Removemos para incorporar todos los sabores, y añadimos media cucharada de harina. Volvemos a remover para incorporar la harina a la mezcla. Vertemos en la cazuela el jugo de la piña previamente reservado y el vino blanco. Removemos constantemente durante la cocción, que será en torno a 10-15 minutos.  Comprobamos el punto de sal .Al finalizar, podemos dejar la salsa tal y como está o bien pasarla por un colador chino.

Sobre una plancha eléctrica o sartén-grill caliente, echamos unas gotas de aceite que extenderemos suavemente con un papel de cocina. Cocinamos las brochetas hasta obtener el punto de cocción deseado.

Para el emplatado de la receta colocamos dos brochetas por persona y salseamos con la salsa de piña.

Consejo: A este plato le viene muy bien una guarnición de arroz cocido, ligeramente salteado con un poco de ajo, o bien, unas rodajas de piña hechas en la plancha junto con las brochetas.

RECETA EN PDF – BROCHETAS DE SOLOMILLO DE CERDO CON PIÑA