Dorada rellena de Pisto

En esta ocasión os traigo uno de mis platos favoritos, ya que combina dos de los elementos con los que más disfruto. El pisto que hace mi madre en casa de toda la vida es sin duda alguna mi vicio ya sea como plato en sí, o como relleno de empanadas o empanadillas. La dorada es uno de los pescados que más me gusta comer, ya que no tiene ninguna dificultad de preparación, y es de muy fácil digestión. Combinando las dos cosas nos quedará un plato delicioso y completo.

La receta que hemos hecho es con doradas de ración (200/300 gramos) pero podéis usar una dorada grande y partirla en raciones. Por supuesto también podéis utilizar lubina con esta receta.

Cuando vayáis a comprar  a la pescadería, le tenéis que pedir al pescader@ que os prepare las doradas para hacerlas al horno (abiertas y sin la espina central).

Ingredientes para 4 personas

  • 4 doradas de ración (200/300 grms)
  • Dos dientes de ajo
  • Una cebolla grande
  • Un pimiento rojo grande
  • Un pimiento verde grande
  • Un calabacín grande
  • Dos tomates maduros
  • 4 patatas grandes u 8 medianas
  • Sal y pimienta negra molida
  • Aceite de oliva.

DSCN2206

Elaboración

Lo primero que vamos a hacer es picar todas las hortalizas  por separado en trozos pequeños.  En una  cazuela no muy plana con tres cucharadas de aceite de oliva ponemos a dorar los dos dientes de ajo picados en trozos minúsculos (lo podéis rallar con un rallador). Cuando empiecen a “bailar” en el aceite añadimos la cebolla. Cocinamos a fuego medio hasta que la cebolla empiece a tornarse transparente. Cuando esto ocurra será el momento de incorporar los dos pimientos.

Seguimos cocinando a fuego medio hasta que los pimientos estén cocinados (si veis que se queda muy seco, añadidle una cucharada sopera de aceite más). Cuando tengáis los pimientos cocinados ponéis en la cazuela los dados de calabacín. Sin subir la potencia, vamos removiendo todo el conjunto hasta que los calabacines empiecen a “transparentar”. Echamos un poco de sal, para ayudar a los calabacines a perder agua.

En el momento en que los calabacines se queden cocinados, ponemos los tomates (nosotros los hemos puesto sin pelar) cortados en dados pequeños también. Removemos cuidadosamente hasta que no quede nada de agua en la cazuela. Si observáis que está muy seco y no se ha cocinado, podéis echar un poco de agua.

Mientras se hace el pisto, es el momento de poner a cocer las patatas. Nosotros las hemos hecho en el microondas. Muy bien lavada y sin pelar, las envolvemos de una en una con papel FILM. Les hacemos unos pequeños agujeros con la punta del cuchillo y las ponemos en el microondas a tope de potencia durante 10 minutos si son grandes, o 7 minutos si son medianas. Una vez hechas, dejamos enfriar un poco y les quitamos el plástico que las recubre. En este punto podéis pelar las patatas o dejarlas con piel. Cortad las patatas en rodajas de medio dedo de ancho y extendedlas en el fondo de la bandeja de horno que vayáis a usar. Ponedles un poco de sal y pimienta y reservad.

Precalentar el horno a 180º

Una vez hecho el pisto cogemos las doradas y las abrimos, sin separarlas. Salpimentamos las doradas y ponemos el pisto sobre una de las partes. Cerramos con la otra parte de la dorad y sujetamos con un palillo para que queden cerradas. Repetimos con las otras tres doradas. Las colocamos encima de la cama de patatas que tenemos en la bandeja de horno y les echamos un chorrito de aceite de oliva por encima. Introducimos en el horno caliente durante 25/30 minutos (dependiendo del horno).

A la hora de servir, colocamos la dorada en el plato, despojándola del palillo, y acompañamos con las patatas, que habrán cogido el sabor del pescado.

Y voilá, tenemos un plato riquísimo y con el que seguro que disfrutaréis.

Anuncios