Espinacas al Gratén

IMAG0281

Mi amigo Popeye me ha llamado para pedirme que le dedique una receta con espinacas, porque está harto de comérselas directamente de la lata. Por ello, me he decidido por un clásico de la cocina. Prácticamente la única forma de que yo comiera espinacas de pequeño era mezclándolas con bechamel, y gratinándolas.

También intentaremos resolver algunas pequeñas dudas que nos preocupan a la hora de preparar una elaboración tan básica en la cocina como es una salsa bechamel. Esta receta se puede comer “a medias”, es decir, podemos saltarnos el paso del gratinado, a lo cual denominaríamos Espinacas a  la crema“.

Ingredientes para 4 personas

  • Un kilo de espinacas frescas o congeladas (después de cocerlas, se quedan en nada)
  • 30 gramos de mantequilla o margarina
  • 30 gramos de harina
  • 1/2 litro de leche entera
  • Media cebolla o puerro (sólo la parte blanca)
  • Dos dientes de ajo
  • 100 gramos de jamón cocido en tacos, bacon en tacos o jamón serrano en tacos (opcional)
  • Aceite de oliva
  • Sal, pimienta negra molida y nuez moscada molida
  • Queso rallado para gratinar

Elaboración

El primer paso de esta receta es cocer las espinacas en abundante agua hirviendo con sal. Una vez estén cocidas, las escurrimos muy bien ya que cogen muchísima agua durante la cocción. Es aconsejable que una vez puestas en el escurridor, le pongamos algo de peso encima para que ayude a expulsar el liquido sobrante.

Una vez que tengamos las espinacas escurridas, ponemos en una cazuela o sartén ancha dos cucharadas de aceite de oliva y los dos dientes de ajo cortados en láminas finas. Cuando empiecen a “bailar” los ajos en la sartén, añadimos la cebolla o puerro picados muy finamente. Dejamos que se ponga un poco transparente (no debe ser a fuego muy alto, ya que se nos quemaría rápido). Si vamos a añadir alguno de los ingredientes “cárnicos”, este es el momento. Incorporamos las espinacas escurridas y mezclamos bien para incorporar todos los elementos. Reservamos.

En una cazuela aparte ponemos la mantequilla al fuego (no muy fuerte) y cuando esté derretida, evitando que se queme, añadimos la harina. Removemos bien con unas varillas. Dejamos que esta mezcla (en cocina se llama roux) . Incorporamos la leche caliente poquito a poco, removiendo constantemente. Sazonamos con sal, pimienta negra molida y nuez moscada rallada. Dejamos cocer a fuego suave durante unos 4/5 minutos para que pierda el sabor a harina ( yo en este punto, le añado un puñado de queso rallado para hacer la mezcla más compacta). Una vez pasado el tiempo, metemos en la cazuela la mezcla de las espinacas que hemos reservado antes. Mezclamos todo bien hasta que tenga una consistencia homogénea.

Ya se pueden comer así, pero si las vamos a gratinar, las pasamos a un recipiente apto para el horno, espolvoreando el queso rallado por encima. Metemos en el horno, función grill durante 5 minutos hasta que el queso coja un tono doradito atractivo.

Truco:

  • Para hacer una bechamel ligera, la proporción será de 40 gramos de mantequilla y 40 gramos de harina por litro de leche
  • Si lo que queremos es una crema más espesa la proporción será de 60 gramos de mantequilla y 60 de harina por litro de leche
  • A la hora de hacer la bechamel para rebozados tipo pechuga a la villaroy pondremos 90 gramos de mantequilla y 90 harina por litro de leche.
  • Las croquetas, al ser una masa más densa, necesitarán una proporción de ingredientes mayor. 120 gramos de mantequilla y 120 de harina por litro de leche ( esta elaboración la explicaremos en futuras recetas).

Para evitar que nos salgan grumos en la bechamel tenemos que ir mezclando la leche caliente (incluso hirviendo) poco a poco  y removiendo constantemente a fuego no muy alto.

RECETA EN PDF – ESPINACAS AL GRATÉN

Anuncios