Macarrones con Salsa Boloñesa

La receta de hoy es simplemente una excusa para enseñaros como hacer una de las salsa clásicas de la cocina internacional. Es una elaboración que, dándole la consistencia adecuada para cada receta, nos servirá tanto para cubrir una pasta, como para hacer una  lasaña o canelones, rellenar unos pimientos… etc.

La Boloñesa es una preparación a base de hortalizas (cebolla, ajo, zanahoria), carne picada y salsa de tomate. Es una salsa no muy complicada de elaborar y que nos dará muy buen resultado. Es perfecta para los que tengáis que comer de “tupper” en el trabajo, ya que son fáciles de recalentar.

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

  • 400 gramos de pasta (yo he usado macarrones)
  • 250 gramos de carne picada (mejor de cerdo y ternera al 50%)
  • Una cebolla o cebolleta
  • Dos dientes de ajo
  • Una zanahoria
  • Un pimiento verde italiano (de los alargados) -opcional-
  • Media copa de vino ( yo he usado Jerez, pero puede ser tinto o blanco)
  • Un brick de tomate frito ( o salsa de tomate casera)
  • Orégano
  • Queso parmesano rallado
  • Sal, pimienta y nuez moscada rallada
  • Aceite de oliva

IMAG0287

ELABORACIÓN

Picamos finamente la cebolla, la zanahoria y el pimiento verde si se lo vamos a añadir. El ajo también lo picamos en trocitos pequeños. En una cazuela ponemos a dorar primero el ajo en dos cucharadas de aceite de oliva. Una vez que empiecen a cocinarse los ajos (empiezan como a saltar), añadimos las demás hortalizas picadas, y cocinamos todo en conjunto. Dejamos que se cocine todo junto, a fuego no muy fuerte.

Cuando tengamos la base vegetal cocinada, añadimos la carne picada, removiendo con una cuchara de madera. La carne tiene que quedar toda separada y perder el color de carne cruda. En este momento añadimos el vino, removemos y dejamos que se evapore el alcohol. Ahora es el momento de añadir el tomate frito, o la salsa de tomate.

Si nos hemos decidido por una salsa de tomate casero (que es la mejor opción), la haremos de la siguiente forma: rehogamos en una cazuela una cebolla cortada en juliana, una zanahoria grande en rodajas, y tres o cuatro tomates de pera. Cuando estén más o menos cocinado, añadimos una lata pequeña de tomate triturado. Dejamos cocer a fuego medio durante al menos una hora, trituramos con la batidora y colamos por el chino.

Mezclamos la elaboración que hemos hecho con la carne con la salsa de tomate, o tomate frito. Dejamos cocer unos 15 minutos a fuego medio. Sazonamos con sal, pimienta negra molida, nuez moscada y orégano.

A la hora de servir, espolvoreamos por encima de la pasta un poco de queso parmesano rallado, que le da un sabor característico.

Truco: Si queréis usar esta salsa como relleno hay que “ligarla” un poquito. Yo personalmente le pongo a la mezcla un puñado de copos de patata (el puré de patatas de sobre de toda la vida) para quitarle el exceso de humedad a la salsa y que al cortar la lasaña o rellenar unos pimientos no se nos desmorone la mezcla. Si usáis este truco, no os va a dar un sabor excesivo a patata a la mezcla. De todos modos está próxima la receta de lasaña.

RECETA EN PDF: MACARRONES CON SALSA BOLOÑESA

Anuncios